Nuestra declaración de fe

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

ESCRITURA – Creemos que las Escrituras son la inspirada e inerrante Palabra de Dios. Ellas son la revelación de Dios al hombre, la regla infalible de fe y conducta. [II Tim. 3:16; I Pedro 2:2.]

LA NATURALEZA DE DIOS – Creemos en un Dios, eterno y auto existente, auto revelado y manifestado al hombre como Padre, Hijo y Espíritu Santo. [Deut. 6:4; Marcos 12:29; Isa. 43:10-11; Mateo. 28:19.] Creemos que Jesucristo es verdadero Dios y verdadero Hombre quien fue concebido por el Espíritu Santo y nació de la virgen María. [Juan 1:1, 14; Mat. 1:18; Lucas 1:26-27; Lucas 2:7; I Tim. 2:5.] Creemos que Jesucristo murió en la cruz y que derramó su sangre como un sacrificio por nuestros pecados; El resucitó corporalmente de la muerte, ascendió a los cielos y esta sentado a la diestra de la Majestad en las alturas. [I Pedro 2:24; Heb. 9:11-14; I Cor. 15:3-8; Hechos 2:32-36; Heb. 10:12.] Creemos en la personal y literal Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo para juzgar a vivos y a muertos. [I Tes. 4:16; Heb 9:27; I Cor. 15:51-52; Apoc. 20:11-15; Hch. 24:15.] Creemos en el ministerio del Espíritu Santo para glorificar a Cristo, convencer a los hombres de pecado, justicia y juicio y para empoderar a los creyentes. [Juan 15:26; Juan 16:8, 14; Hechos 1:8.]

RELACIÓN DE DIOS CON EL HOMBRE – Creemos que el hombre fue creado a la imagen de Dios, pero cayó en pecado. [Gen. 1:26-31; Gen. 3:1-7; Rom. 5:12-21.] Creemos que el hombre puede ser justificado solamente por Gracia a través de la fe personal en el Señor Jesucristo. [Efesios 4:11-12; Rom. 3:24-28.] Creemos que el bautismo en agua nos identifica con la muerte y sepultura de Cristo, y de la cual debemos levantarnos para caminar en una nueva vida. [Rom. 6:3-9; I Pedro 3:21.] Creemos en la resurrección corporal de la muerte, de todos. [Hechos 24:15; I Cor. 15:35-44; Apoc. 20:11-15.] Creemos en la bienaventuranza eterna de los creyentes y el juicio y castigo eterno de los incrédulos. [Mat. 7:21-23; Apoc. 20:11-15; Juan 5:29.]

LA IGLESIA – Creemos que la verdadera Iglesia se compone de esas personas que, a través de la fe salvadora en Jesucristo, se han regenerado por el Espíritu Santo. [I Ped. 2:4-5; Ef. 2:19-22.] Creemos que Cristo quiere que los miembros de su Iglesia lleven el evangelio por todo el mundo. [Mat. 28:18-20; Hechos 1:8.] Creemos que la Iglesia de Jesucristo es el instrumento de Dios para establecer y extender el Reino de Dios hasta la literal venida de Cristo a reinar sobre toda la tierra. [Apoc. 11:15.] Creemos en la autonomía de cada iglesia local y que los ministerios itinerantes deben estar basados y relacionados con una iglesia local y rendir cuentas a un ministro principal. [Hch. 13:1; Hch. 15.] Creemos que la iglesia es el Cuerpo de Cristo expresado como la iglesia individual, la iglesia local y la iglesia universal e invisible. Ademas creemos que la iglesia debe ser más que un edificio o una reunión de compañerismo de personas. La iglesia es el cuerpo viviente en relación y armonía bajo la dirección de la cabeza, Jesucristo. [I Cor. 6:15; II Cor. 1:1; Rom. 16:5; I Pedro. 2:4-5; Efesios 2:19-22; I Cor. 12:12-31; Rom. 12:4-5; Efesios 4:11-16.] Creemos que en todos los aspectos concernientes al cuerpo de Cristo, su dirección, disciplina, ministerio y guía e instrucción específica, revelación y discernimiento de lo verdadero de lo falso, está disponible por la dirección del Espíritu Santo, quien nos habilita para conocer las cosas espirituales por el Espíritu. [Hechos 13:1-3; I Tim. 1:18; Rom. 8:14; I Tim. 5:22; Juan 16:13-15; I Cor. 5:3.]

LA OBRA DEL ESPÍRITU SANTO – Creemos que el Espíritu Santo está trabajando hoy en día dentro de la Iglesia a través de Sus dones, frutos y ministros ungidos. [Hechos 2:39; Rom. 12:6-8; I Cor. 12:1-11; Gal. 5:22-23; Ef. 4:11, I Cor. 12:28.] Creemos que los dones del Espíritu Santo son dados a cada creyente y es necesario que sean activados y ejercitados para cumplir su propósito divino de bendición del Cuerpo de Cristo. [Hechos 2:39, II Tim. 1:6.] Creemos en el bautismo del Espíritu Santo donde el Espíritu es enviado a cada creyente para darle su propias lenguas de oración / alabanza las que se usan para edificarse ellos mismos, y que ese bautismo empodera a los creyentes para que sean efectivos para Cristo. [Hechos 1:8, Hechos 2:39, I Cor. 14:2; Judas 20, I Cor. 14:18; Hechos 19:1-6.] Creemos en la sanidad divina del cuerpo, como parte de la obra expiatoria de Jesucristo. Esta sanidad se pueden recibir y también ministrarse a otros por medio de diversos dones [I Cor. 12:8-10; Mat. 8:16-17; I Ped. 2:24.]

LOS MINISTERIOS DE CRISTO – Creemos en la plena función del ministerio quíntuple el cual fue dado para perfeccionar y equipar a los santos para que puedan entrar en la obra de su ministerio, y así edificar todo el cuerpo de Cristo. [Efe. 4:11-16, I Cor. 12:28.] Creemos en los ministerios del tiempo presente de apóstoles y profetas, que Cristo los ha puesto en la Iglesia como ministerios fundacionales y de revelación. Creemos que estos dos ministerios han sido restaurados para funcionar en todo el poder y la autoridad antes de la literal segunda venida de Cristo. [Efe. 2:20; Hechos 3:21.]

DISCIPLINA – Creemos en la disciplina de la iglesia, administrada dentro del grupo relacional con un espíritu de mansedumbre y confidencialidad. El propósito de tal disciplina es la restauración de un sujeto a la disciplina y / o la Purificación del grupo relacional. Los pasos de la disciplina son confrontación uno a uno en privado, confrontación privada con testigos, y, por último, exposición al grupo relacional para juicio, conduciendo a la restauración o a la separación. [Mat. 18:15-20; Gal. 6:1; Rom. 16:17; II Juan 9-11; I Cor. 5; II Cor. 2:6-8; I Tim. 5:20.]

MEDIACIÓN – Creemos que como miembros del mismo cuerpo de Cristo, bautizados por un espíritu en un cuerpo, hay que esforzarse por mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz y, como tal, no debemos entablar una demanda contra otra persona cristiana o ministerio a menos que todos los principios bíblicos se hayan cumplido a través de esfuerzos de mediación. Creemos que todas esas controversias deben resolverse en el Cuerpo de Cristo sin llevarlos ante incrédulos para juzgarlos. (I Cor. 6:1-8; Ef. 4:3-6).

PROFECÍA – Creemos que Dios habla hoy. Creemos que oír a Dios, tanto individualmente como miembros, así como corporativamente como iglesia local y asociación de iglesias, a través de la profecía bíblica o de cualquier otro método elegido por Dios para comunicarse, es esencial para nuestra fe y caminar con Dios. La profecía y la expresión profética sólo son un método de discernir la voluntad y dirección de Dios, y se reconoce que ninguno de los métodos o los canales de la profecía será 100 por ciento precisos y no se deben tomar acciones sobre la base solo de palabras proféticas sin otras confirmaciones. Creemos que el presbiterio profético tiene en el Cuerpo de Cristo el propósito de activar, establecer, liberar, comisionar, y ordenar los dones en su cargo, función y lugar de relación y / o liderazgo. [I Cor. 14:3, Efe. 4:11; Ef. 2:20; I Tim. 4:14; Hechos 13:1-3; Tito 1:5; Rom. 12:6; I Ped. 4:10, I Cor. 14:39, I Cor. 14:1; I Tes. 5:19-21; I Tim. 5:22, II Tim. 1:6.]

ORDENANZAS – Creemos en las dos ordenanzas primarias del Nuevo Testamento: el bautismo por inmersión y la Cena del Señor. Sin embargo, no creemos que la ministración de dichas ordenanzas se limita a los ministros ordenados o licenciados. Creemos en el sacerdocio de los creyentes.

Ordenación y concesión de licencias en esta iglesia es la separación y el reconocimiento de un don de Dios. Creemos que Dios llama a los hombres y mujeres en los ministerios específicos como apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. Dios llama. El hombre sólo puede reconocer el llamado y aceptarlo. La ordenación se da sobre la base del reconocimiento del don de Dios. Los hombres y mujeres llamadas por Dios a un oficio específico y ordenados o con licencia de la iglesia tendrá derecho a participar en las funciones tradicionales de la Iglesia tales como el matrimonio, los funerales, bautizos, etc.

También se espera que ellos funcionen en el don espiritual de su oficio y que demuestren la realidad de su llamado. Reconocemos el sacerdocio de los creyentes y el servicio ministerial del apóstol, profeta, evangelista, pastor y maestro con el gobierno por los ancianos. Así como, reconocemos que los llamados a esos oficios funcionarán de una manera liderando con el ejemplo en la oración, el culto, la enseñanza, la imposición de manos, y las profecías y que este tipo de acciones por parte de los ministros ordenados y con licencia de esta iglesia son equivalentes a la función sacramental del sacerdocio en las iglesias tradicionales.

BENEVOLENCIA – Creemos que las Escrituras son claras en lo concerniente a ayudar a los necesitados. Se nos ordena hacer el bien a todas las personas cuando tengamos la oportunidad, con especial énfasis en el cuidado de las personas que profesan ser cristianos, especialmente los de nuestra propia comunidad de creyentes. Se nos ordena ser generosos y estar dispuestos a compartir, haciendo tesoros arriba para los próximos años debido a nuestra amabilidad y generosidad en esta vida. Esto es verdad para la iglesia como una organización, así como para los miembros individuales de la iglesia. Por lo tanto, de conformidad con los mandatos bíblicos, como un aspecto fundamental de la práctica de nuestra fe, vamos a compartir de nuestros bienes materiales con los que lo necesitan y los ministraremos en la medida de nuestras capacidades, sea cual sea la necesidad. [Prov.. 25:21; es. 58:10; Gal. 6:10, 1 Tim. 6:18-19; Heb. 13:16.]

RELACIONES DE IGLESIA Y ESTADO – Dios ha confiado a la Iglesia la solemne responsabilidad bíblica de ser la conciencia de la sociedad, la cultura y el gobierno. Como tal, la Iglesia tiene el deber ante Dios de hablar de las cuestiones que se derivan de y se refieren a la sociedad, la cultura y el gobierno. Específicamente, la iglesia, en la tradición de los profetas, debe llamar a los gobernantes a rendir cuentas ante Dios por las medidas adoptadas por el gobierno, con miras a mantenerse en su rol y relaciones como mayordomos, bajo la autoridad de Dios, de los recursos de la nación. [I Reyes 18:18, II Cron. 15:1-4; Mat. 5:13-14; Hechos 12:23; I Sam. 15:14-35.]

La iglesia tiene un mandato divino de practicar su religión como dictada por Dios. La tierra es del Señor y la plenitud del mismo. La iglesia es la novia comprada por la  sangre de Cristo de la cual Jesús es la cabeza, el Señor y el único maestro. Como tal rechazamos categóricamente cualquier y todos los reclamos del Estado de tomar la jefatura o la soberanía sobre la iglesia. Cuando los gobiernos terrenales dejan la esfera que Dios les ha ordenado y su ámbito de competencia y tratan de impedir, obstaculizar o limitar  a la iglesia en la obediencia a Cristo en todos los ámbitos de la vida, entonces la iglesia debe obedecer a Dios antes que a los hombres y también debe confrontar al gobierno con su error y llamarlo a volver a su lugar adecuado bajo Dios. (Éxodo 8, 9, 10, Daniel 3, 6; Hechos 4:19; 5:29).

CONSEJERÍA [DISCIPULADO] – Creemos que las Escrituras definen claramente que los miembros de una congregación puede buscar asesoramiento, consulta, dirección, propósito, resolución y la orientación entre los pastores, ancianos, hombres y mujeres maduros, y los cinco dones ministeriales dentro del Cuerpo de Cristo. [I Reyes 1:12; Prov.. 27:9; Prov.. 11:14; Sal. 55:13-14.] El cuidado personal de los santos busca la santificación de la persona completa, cuerpo, alma y espíritu, [I Tes. 3:13; 5:23.] A través del amor que fluye de la fe, la paciencia y la esperanza, y el poder redentor de la Cruz de Cristo, [Rom. 3:25, Lucas 9:23.] La sangre expiatoria de Jesús, [Efe. 2:13-16; I Pedro 1:18-19.] La transformación del alma a través de la palabra de Dios, [Rom. 12:1-2.] La negación de la vieja naturaleza, [Gal. 2:20, 5:24; I Pedro 1:13-15.] La salvación por la gracia no por obras, [Efe. 2:1-8.] Y la promesa de la resurrección, [Juan 3:16, 10:25-26.] Son los mecanismos de trabajo eficaces que caracterizan el ministerio pastoral. Tal ministerio es fundamental para la práctica de nuestra fe.

LIBERACIÓN – La necesidad de la liberación se manifiesta por la incapacidad de ser libre de una esclavitud: por ejemplo, mental (emocional), física o espiritual que normalmente se asocian con actividad demoníaca. Es el deseo de Dios lograr la liberación de su pueblo. [Job 5:19, Salmos 91:3, II Timoteo 4:13; Hebreos 2:15; II Pedro 2:9]. Se nos ha concedido la autoridad en el nombre de Jesús para lograr la liberación de los demás. (Marcos 16:17, Juan 14:12, I Cor. 12:8-11). Debemos entender que nuestra guerra es con las fuerzas del mal (Efesios 6:12), nuestra arma es la palabra de Dios, nuestra autoridad y el poder procede de Jesús mismo (Marcos 16:17, Hechos 1:8) y que el campo de batalla es en primer lugar en los lugares espirituales. (Efesios 6:10-18, II Cor. 10:3-5, Ro. 8:9, Gal. 5:22-23).

SEXUALIDAD HUMANA – Creemos en la creación y en Dios como el Creador. Creemos que Dios creó al hombre y que los creó varón y hembra. Así como los creó diferentes así los complementó y completó el uno con el otro. Dios instituyó el matrimonio monógamo entre hombres y mujeres como base de la familia, la estructura básica de la sociedad humana. Por esta razón, la homosexualidad es una abominación ante Dios.

MEMBRESÍA – La Iglesia, por su propia composición, es una organización de miembros. La iglesia local es la manifestación dentro de nuestra sociedad de La Iglesia. Cada iglesia local existe para un expreso propósito en el plan de Dios. Miembros individuales del Cuerpo de Cristo desearan asociarse con nuestra congregación como miembros. Todos los creyentes son miembros de La Iglesia. El Señor establecerá algunos de los miembros de La Iglesia en esta congregación local en calidad de miembros, ya que le agrada.

Como miembros de esta congregación local a ellos se les entrega  al cuidado y la supervisión del liderazgo, el cual debe dar cuenta a Dios por sus almas. Esta iglesia es propiedad del Señor Jesucristo, que ha confiado el cuidado del rebaño al liderazgo que ha levantado aquí. La iglesia no es un lugar de alojamiento público, ni es una institución pública, y su propiedad no es un lugar público, más bien, la propiedad privada pertenece a la iglesia local. (Hechos 20:28-31; II Pedro 2:1-3; I Tim. 1:20, 6:5, I Cor. 5:1-13; II Tes. 3:6-15; II Juan 9o-11a II Tim. 3:1-5; Tito 3:10-11; Rom. 16:17).

ARREPENTIMIENTO – El arrepentimiento es un don de Dios. Simplemente no es cierto que una persona puede arrepentirse en cualquier momento. El arrepentimiento depende de la acción del Espíritu Santo en la vida de los pecadores y los creyentes. La convicción del Espíritu Santo, que a menudo acompaña a la predicación del Evangelio de Jesucristo, resultará en la revelación de la pecaminosidad de si mismo, lo que a su vez podría conducir a una tristeza divina. El remordimiento, o la tristeza del mundo, es un sentimiento de profundo pesar, desesperanza e incluso desesperación.

Estos no conducen a un cambio constructivo. Por otro lado el dolor que viene de Dios, el cual a veces puede ser confundido con el dolor del mundo, produce arrepentimiento que nos lleva a rechazar el pecado y el egoísmo para recibir la fe para cambiar. El dolor del mundo es destructivo, pero el arrepentimiento da vida. El arrepentimiento cambia nuestra forma de sentir y actuar respecto del pecado, de uno mismo y de Dios. El arrepentimiento es un cambio total de corazón, mente, actitudes, emociones, voluntad, acción y estilo de vida que fluye de la agitación y el dolor de Espíritu Santo  como convicción del pecado. [II Cor. 7:10; Salmos 51; Actos 11:18, II Tim. 2:25; Gen. 6:3; Rom. 1:18-32; Mat. 9:12-13.]

Nuestra visión apostólica y profética

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Christian International Español es un grupo de ministerios dedicados a ayudar al Cuerpo de Cristo a cumplir nuestro destino dado por Dios. Los Fundadores Dr. Bill Hamon y Evelyn han llevado CI desde sus inicios como una Escuela Bíblica en 1967 a un ministerio reconocido internacionalmente. El Dr. Hamon es un pionero en la restauración de del ministerio profético de la Iglesia. Su corazón es impartir sus más de 60 años de experiencia ministerial y visión para levantar otros.

La visión de Christian International Español tiene un rol vital en la restauración de los profetas y apóstoles de la Iglesia, está basado en Hechos 3: 20-21: «Y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado; a quien el cielo debe reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas desde el principio del mundo.». Esta restauración de «todas las cosas» incluye la restauración de los apóstoles y profetas a la Iglesia a tomar su lugar junto a los evangelistas, pastores y maestros. En conjunto, estos ministros «ministerio quíntuple» equipa a los creyentes para la obra del ministerio (Ef. 4: 11-12).

Junto con la restauración del oficio del apóstol y profeta, creemos que Dios está restaurando todos los dones del Espíritu que estaban activos en la Iglesia primitiva. Así Como los creyentes del primer siglo cambiaron su mundo a través del poder del Espíritu Santo, Dios quiere moverse a través de Su pueblo hoy. Equipar a los creyentes para la obra del ministerio incluye la enseñanza en los dones proféticos (revelación) y dones apostólicos (milagro) (I Cor. 12: 8-10). Profetizar es proclamar la palabra y el corazón de Dios, como lo hizo Jesús, y hacer obras del apostolado es hacer lo que hizo Jesús (Jn 8:28.): «Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echar fuera demonios: de gracia recibisteis, dad de gracia «(Mateo 10: 8, consulta Jn 5:19.). A medida que la Iglesia hace esto, el mundo se verá afectado, una gran cosecha de almas vendrá, y la Novia de Cristo será totalmente perfeccionada para el regreso del Señor (Ef. 4: 13-16, Apocalipsis 19: 7-8).

Nuestro corazón por las naciones hispanas

Christian International es un ministerio restaurador y pionero usado para revelar los planes de Dios en los últimos tiempos que vivimos. Hechos 3:21 dice “Pues él debe permanecer en el cielo hasta el tiempo de la restauración final de todas las cosas, así como Dios lo prometió desde hace mucho mediante sus santos profetas.” Cristo no viene por una Iglesia derrotada sino una Iglesia que ha establecido su Reino Sobrenatural y transformado los reinos de este mundo al Reino de Dios. Los reinos de este mundo se identifican como la cultura, la familia, educación, gobierno, medios de comunicación, negocios, artes y entretenimiento. Apocalipsis 11:15 declara que este decreto será hecho en los últimos tiempos: “Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos”.

En el año 1999, Dios le hablo al Dr. Bill Hamon, fundador de Christian International que Dios quería levantar algunos de los más grandes apóstoles y profetas jamás registrados en la historia de la Iglesia, entre las naciones Hispanas. Por esta razón, Christian International se dedicó a enviar, equipar y levantar a los ministros que Dios asigno para estos últimos tiempos. Ahora Christian International cuenta con directores internacionales en toda América Latina – México, América Central, y Sur América. Con la misión de establecer el ministerio quíntuple que equipa a los santos para transformar los reinos de este mundo al Reino de nuestro Señor Jesucristo.

La historia del Dr. Hamon

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Después de la salvación de Bill Hamon a la edad de 16 en Boswell, Oklahoma, él tenía un gran deseo de convertirse en un ministro de Dios. Asistió a la Universidad Bíblica en Portland, Oregon, y se convirtió en el pastor de una pequeña iglesia en el estado de Washington en 1954 a los 19 años. En 1964, Bill y su esposa, Evelyn, y sus tres hijos se mudaron a San Antonio, Texas, donde se le pidió al Dr. Bill Hamon ser profesor en una universidad Bíblica.

En 1967, el Dr. Bill Hamon fundó la Escuela Teológica de Christian International y en 1970 la primera extensión de Colegios de Christian International se estableció. Durante los últimos veintiséis años, cientos de extensiones de Christian International se han establecido en iglesias locales en todo el mundo. Más de 8.000 estudiantes se han matriculado en los cursos de Christian International de enseñanza por correspondencia bíblicos con más de 820 graduados. Durante 30 años, Christian International ha desarrollado cursos a nivel universitario en 10 especialidades diferentes.

En 1979, Dios desafió al Dr. Hamon a agregar la «Escuela del Espíritu Santo» al ministerio Christian International. Esta «escuela» sirvió como una «aula ministerial» para enseñar, entrenar y activar en los dones del Espíritu Santo. Además, conferencias y seminarios con un énfasis especial de parte del Espíritu Santo fueron realizados durante todo el año en hoteles cercanos para satisfacer las demandas de matriculación.

En 1980, Christian Internacional formó su primera asociación ministerial, Asociación Ministerial de Christian International. Tres años más tarde, en 1983, el Dr. Bill Hamon recibió la revelación de que Dios iba a levantar una gran compañía de profetas para los últimos tiempos para restaurar el ministerio del profeta y apóstol.

Él escribió la primera de una serie de tres libros sobre los profetas y el ministerio profético. Dios comenzó a darle al Dr. Hamon tanto una visión y una carga para llamar, activar y madurar esa gran compañía de profetas. La Asociación Ministerial cambio su nombre a Red Internacional de Ministerios Proféticos con el propósito de cumplir esa visión. La Red Internacional de Ministerios Proféticos creció en todo el país con decenas de ministros e iglesias. Cientos de profetas y ministros proféticos fueron llamados y activados en el ministerio profético.

En 1991, los apóstoles comenzaron a ser reconocidos, junto con los profetas, como los ministerios fundamentales de la Iglesia. El Movimiento Apostólico estaba en su etapa embrionaria. Un clamor se escuchaba de los corazones de los ministros e iglesias para que gobierno de Dios, el orden, y los milagros apostólicos fueran establecidos en las iglesias y ministerios locales. La Red Internacional de Ministerios Proféticos  había entrenado a miles de ministros y activado miles de santos alrededor del mundo.

El Movimiento Profético proclama el llamado de Dios para reunir una compañía de profetas de los últimos días. Con el nacimiento del Movimiento Apostólico, una comprensión de la supervisión y la rendición de cuentas comenzaron a ser un fuerte deseo. La creación de redes entre ministros e iglesias para relación, supervisión y rendición de cuentas añadiría una nueva dimensión de cobertura aquellos que se relacionan con la Red Internacional de Ministerios Proféticos. En mayo de 1992, la Red de Iglesias de Christian International se formó para satisfacer esa necesidad.

La Red de Ministerios de Christian International sirve a sus miembros con un concepto único con el ministerio de equipo apostólico/profético, mientras se busca la excelencia en todos los cinco ministerios. Ninguna otra organización o red ofrece lo que está disponible en la vinculación junta del ministerio apostólico y profético, como quedó demostrado en el libro de los Hechos. Durante los últimos cuarenta y cinco años, el Dr. Hamon y Christian International han tratado de presentar y promover lo que Dios está haciendo y diciendo en la Iglesia en el presente.

Dr. Bill Hamon es el fundador de Christian International, un ministerio profético principal de más de 45 años. Un profeta por más de 60 años, ha profetizado a más de 50.000 personas y capacitado a más de 250.000 en el ministerio profético. Es autor de siete libros más importantes, especializado en la restauración de la Iglesia y lo que puede esperar siguientemente en la agenda de Dios.

El Dr. Bill Hamon es respetado por líderes de la iglesia en todo el mundo como un líder de alto rango de la compañía profética/apostólica que Dios está levantando en estos últimos días. Se desempeña como obispo a más de 3.000 ministros e iglesias con oficinas centrales en los cinco continentes. El Dr. Bill Hamon reside en Santa Rosa Beach, Florida, junto con sus tres hijos, once nietos y catorce bisnietos. El Legado de «Mamá» Hamon vive a través de su familia y el trabajo que sigue en Christian International.

La primera Escuela del Espíritu Santo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Durante la década de los 1960 el Dr. Bill Hamon enseñó sobre los dones del Espíritu Santo muchas veces. Un semestre el enseño uno de los nueve dones del Espíritu Santo en una sesión, y luego en la siguiente sesión los estudiantes practicaron como moverse en ese don del Espíritu Santo. Estos fueron los primeros intentos del Dr. Bill realizados en la activación de los santos en sus dones del Espíritu.

Durante la década de los años 1970, Bill viajó por todo el mundo enseñando, entrenando y activando cristianos en sus dones y llamados. En 1979, se inició lo que llamó la «Escuela de los Profetas» en Phoenix, Arizona.

El corazón del ministerio del Dr. Bill Hamon es basado en el principio de Génesis que cada semilla se reproduce según su especie. Este es el cumplimiento de una profecía que se le dio al Dr. Bill en 1984 acerca de cómo iba a entrenar a otros: «… vas a ser un multiplicador de ti mismo, produciendo reproductores que reproducen reproductores que reproducen reproductores.»

Cuando la sede de Christian International fue trasladado a la península de la Florida en 1984, el Dr. Hamon comenzó seminarios proféticos y la escuela del Espíritu Santo. El primer año el hizo todo la enseñanza y el mismo profetizó sobre todo los asistentes. Para 1987 había entrenado suficientes equipos para profetizar sobre los 450 asistentes a la conferencia de CI en mayo de ese año. Lo que habría tomado unos días para solo un hombre hacerlo solo tomo dos tardes para los equipos. Este principio de reproducir sus dones en otros ha marcado el ministerio del Dr. Hamon desde entonces y es la base de la visión de CI.

Hasta el día Christian International continúa capacitando a otros para moverse en los dones. El Dr. Hamon oyó el clamor en medio de la Iglesia para una mayor participación en los propósitos proféticos de Dios. Debido a esto el hambre en los corazones del pueblo de Dios, el Dr. Hamon formuló el «Manual para ministrar los dones espirituales» Seminarios de formación proféticos. Su objetivo no es sólo para compartir las enseñanzas bíblicas vitales relativas a los dones del Espíritu, pero para avanzar en el pueblo de Dios fuera de la esfera de la teoría y los traeré a una realidad experiencial viviente de escuchar la voz de Dios.

Christian International ofrece seminarios de capacitación profético de forma regular en la sede Christian International Español y diversos lugares en todo Estados Unidos. Para obtener información sobre cómo asistir a un Seminario de Formación Profético visita la página de eventos. Para alojar un Seminario de formación Profética, póngase en contacto con nuestras oficinas 800-388-5308 Ext. 642.

Red de Ministerios y Negocios

Como muchos cristianos fueron entrenados y activados en el Espíritu Santo, la necesidad se hizo evidente para la creación de redes entre profetas y otros ministros del ministerio quíntuple para la paternidad,  para un lugar donde puedan rendir cuentas y madurar. La Red Christian International de Ministerios Proféticos se formó en 1988 para suplir esta necesidad. Dr. Hamon se le dio el título de «obispo», ya que es un término bíblico para un anciano (1 Timoteo 3: 1-7, NVI), lo que refleja su condición de anciano de la Red CI de Ministerios Proféticos.

En 1992 la Red de Iglesias de Christian International  fue establecida para incluir las iglesias locales que querían relacionarse con la impartición profética/apostólica de CI y recibir guía. En 2004, el nombre fue cambiado a Red Apostólica de Christian International para reflejar el ministerio quíntuple y la diversidad de los ministros y miembros.

Hoy en día, cientos de ministros y líderes de la red se han reproducido. Ellos a su vez están reproduciendo cientos de otros para cumplir con el mismo ministerio de enseñanza, formación, activación y maduración de los santos en sus dones espirituales y ministerios. Miles de otros líderes y santos han sido capacitados en sus dones espirituales, así, para que puedan cumplir con sus llamamientos en todo el mundo.

A través de los años el Dr. Hamon ha profetizado sobre miles de personas, y él seguía sintiendo el corazón de Dios que personas fueran enviados como ministros de Dios en toda vocación y campo de influencia. Se dio cuenta de que los dones del Espíritu Santo son tan importantes, o más aún, en las ocupaciones «seculares» como en ocupaciones basadas en la iglesia. A finales de la década de 1980 la Red de Negocios de Christian International se formó para suplir específicamente las necesidades de estos ministros en el trabajo secular. Hoy el programa de las7 Montañas de Influenciadores  sigue desarrollando relación para que usted pueda recibir la impartición de la Red Apostólica y la unción profética para que pueda tener éxito en su llamado en las 7  Montañas de Influencia.