2021: ¡Un tiempo para correr!

¡Debemos correr a la batalla! / Apóstol Tom Hamon

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Es tiempo de extender la mano, derribar las paredes divisorias y correr juntos. ¡Derriba los muros de abandono, rechazo, ofensa, aislamiento, división y orgullo! ¡Nos necesitamos el uno al otro y debemos estar ahí el uno para el otro!”

Apóstol Tom Hamon

pastor de vision church

Creo que 2021 será una época de gran contienda en la tierra. En 2020, el mundo entero se vio forzado a participar en una lucha contra un Virus que llegamos a conocer como Covid 19. Cuando entramos en esta lucha con la pandemia, sentí que el Señor me decía que el Virus real contra el que estábamos luchando como iglesia se resume en 3 áreas cruciales: TEMOR, FATIGA Y FATALISMO.

TEMOR. La asignación de miedo, pánico e intimidación en esta temporada es real y es más que solo el efecto de las circunstancias que enfrentamos, sino que debe entenderse a la luz de las palabras de la amonestación que dio el apóstol Pablo a Timoteo cuando dijo que Dios no nos ha dado un espíritu de temor. El miedo es una asignación espiritual formada por el enemigo para intentar que la iglesia se retire y abandone el campo de batalla. La agenda detrás de esta pandemia, tanto natural como espiritualmente, es un asalto total del espíritu del anticristo para llevar a cabo su. Al igual que con cualquier guerra, si no participas en la batalla, estás condenado al fracaso. Los esfuerzos del enemigo se han centrado en intentar que la Iglesia retroceda cuando somos llamados a avanzar. No luchamos con armas naturales, ¡pero luchamos! ¡Cuando las usamos con un propósito y correctamente, estamos destinados a ganar! Nuestro Dios, Jehová Nissi, es nuestro estandarte de la victoria y Jehová Sabbaoth es el Señor de los ejércitos, el Señor de los ejércitos de ángeles.

Al orar por este nuevo año 2021, me sentí guiado a mirar en la concordancia Strong, los números en hebreo y griego correspondientes al número 2021. Nunca había hecho esto antes respecto a un nuevo año, pero lo que encontré me llamó la atención. La palabra hebrea correspondiente al número 202 es la palabra “hotsen” y su significado es “afilada y fuerte, como arma de guerra; un carruaje” y el número 2021 en griego es la palabra “epicheireo”, que significa “tomar en la mano, llevar a cabo o poner la mano en”. ¡Creo que Dios le está hablando a la iglesia que este es un momento en el que debemos ser fuertes, afilados y poner las armas de guerra del espíritu en nuestras manos!

FATIGA. No podemos permitirnos el lujo de ser pasivos o estar fatigados en la batalla. El plan del enemigo es desgastarnos y agotarnos para que él pueda acabar con nosotros. La Escritura es clara en que el gozo del Señor es nuestra fuerza y nos implora que seamos fuertes y valientes, que no tengamos miedo ni desmayamos. Josué fue instruido 4 veces al comienzo del Libro de Josué, solamente esfuérzate y sé muy valiente. La promesa de Dios era que los llevaría a su tierra y la poseerían. ¡Ellos pelearían y Dios pelearía por ellos! ¡El Señor de los Ejércitos les traería la victoria como Capitán de los Ejércitos celestiales! La palabra poseer en hebreo es una palabra particular, Yaresh, y significa poseer desposeyendo o expulsando a los habitantes anteriores. En otras palabras, recibe tu herencia de promesa siendo un guerrero que expulsa a todos los pretendientes. ¡No es un momento para desanimarse, perder nuestro valor, para estar decaído, para desalentarnos en la batalla o para estar cansado de hacer lo que es correcto o hacer lo que debemos. ¡Sigue alabando, sigue orando, sigue ayunando, sigue profetizando, sigue dando, sigue viviendo en rectitud!

FATALISMO. La táctica del enemigo es tratar de hacernos aceptar la inevitabilidad de su triunfo. Sin embargo, ¡Dios se deleita con imposibilidades y probabilidades imposibles! ¡No cedas ni te rinda ante fuerzas abrumadoras! Cree en Dios como lo hizo Gedeón, como lo hizo David cuando se enfrentó a Goliat, como lo hizo Eliseo en el monte Carmelo, como hicieron los 4 leprosos cuando marcharon al campamento del enemigo. El fatalismo quiere convencerte de que se acabó antes de que empieces. Te susurra: “¿Acaso no sabes que son los últimos tiempos y que ya es demasiado tarde? El anticristo surgirá y no hay nada que puedas hacer al respecto”. Sin embargo, esa nunca ha sido la palabra de Dios para su pueblo. Él Dijo que tendrá una Iglesia gloriosa sin mancha ni arruga antes de su regreso. Dijo “Ocuparnos hasta que Él venga” (KJV), y ese es un término militar que significa gobernar en la tierra. Dios adereza una mesa delante de nosotros en presencia de nuestros angustiadores y nos hace triunfar sobre ellos. Jesús dijo que Él edificará Su Ekklesia y que ellos recibirán las llaves del Reino y así tendrán el poder de atar y desatar, de cerrar las puertas del infierno y abrir las puertas del cielo en la tierra.

Daniel declara que habrá un momento en el que parece que el enemigo está venciendo o ganando, pero vendrá un decreto del Anciano de Días que va desatar el favor sobre los Santos del Altísimo para que puedan tomar el reino. Este no es un momento para retroceder, relajarse o darse por vencido, sino para avanzar el reino de Dios en la tierra. ¡Luchemos por los propósitos de Dios en la tierra como vencedores llenos de fe, poder y pasión para recibir al Rey de Gloria, a Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla, Rey de reyes, ¡Señor de señores!

Escucho al Señor decir en Isaías 42, que se está preparando para hacer cosas nuevas como lo declara lo profético y levantarse en su poder en medio de la adoración y asestar un poderoso golpe a sus enemigos…

¡No huyas, es hora de correr a la batalla! Debemos correr juntos. Hay un gran poder en la unidad y es por eso que la unidad el enfoque de la oración en Juan 17 cuando Jesús oró, Padre, que sean uno como tú y yo somos uno para que puedan compartir nuestra gloria. Creo que Dios continuará forjando una nueva unidad de verdaderos creyentes alrededor del mundo en esta próxima temporada. La pandemia que estaba destinada a dividirnos puede convertirse en un catalizador de una nueva oportunidad de conexión para acercarnos más a Dios y el uno al otro. En medio de los acontecimientos mundiales, la persecución y la presión, Dios nos ayudará a reconocer cuánto nos necesitamos unos a otros. Va a crecer un nuevo aprecio por el Cuerpo de Cristo. Las pequeñas diferencias palidecerán a la luz de los peligros que vamos a enfrentar. Será también un momento en el que Dios expondrá la diferencia entre las ovejas y las cabras y, al hacerlo, unirá a su verdadera iglesia más que nunca.

Habrá una mayor diferenciación entre aquellos que se proclaman cristianos pero que se han comprometido con el espíritu del mundo y se están uniendo bajo una bandera de tolerancia, religión muerta y globalismo versus aquellos que se están alineando con la Palabra de Dios en una cosmovisión bíblica de Reino en sumisión al Rey de Reyes por encima de cualquier sistema mundano del hombre.

La persecución vendrá a aquellos que se pongan de pie y no doblen sus rodillas ante la música que está tocando Babilonia, sino como los 3 niños hebreos: Ananías (Dios ha favorecido), Misael (quién es lo que Dios es) y Azarías (Dios ha ayudado) Dios usará sus pruebas para traer poderosos testimonios de Su gloria a un mundo herido. En medio de tiempos difíciles, Dios los favorecerá, Dios los ayudará y tendrá una generación que será como Él en la tierra. Dios tendrá una compañía de jóvenes proféticos reformadores, valientes y audaces que estarán dispuestos a pasar por el fuego para llevar un testimonio del Dios Vivo a una generación. Dios hará que los corazones de los hijos se vuelvan hacia los verdaderos padres de la iglesia, así como Ananías, Misael y Azarías fueron mentoreados por Daniel para que fueran testigos poderosos en su generación y nación. Dios va a hacer que las generaciones corran juntas en una mayor medida, sanando las divisiones y brechas que el enemigo se ha propuesto exasperar.

¡La pandemia trató de dividirnos y aislarnos, pero Dios va a hacer que lo que estaba destinado al mal se torne para nuestro bien si elegimos correr juntos! En medio de la era digital, Dios hará surgir una mayor cercanía e intimidad entre sus verdaderos creyentes que brilla como una gran luz en medio de un mundo oscuro y agonizante. Una unidad mayor dará lugar a una nueva mentalidad del Reino en la iglesia y desatará una cosecha mayor que nunca. ¡Tendremos que juntar nuestras barcas y redes para cuidar de la gran cosecha que el Señor ha ordenado en estos últimos días!

Entonces, ¡no seas solitario o serás un perdedor! No permitas que nada te separe, te aísle o te divida de aquellos a los que estás llamado en tu familia o en la familia de Dios. Es tiempo de extender la mano, derribar las paredes divisorias y correr juntos. ¡Derriba los muros de abandono, rechazo, ofensa, aislamiento, división y orgullo! ¡Nos necesitamos el uno al otro y debemos estar ahí el uno para el otro!

Debemos correr hasta que el trabajo esté terminado. Dios está lanzando una unción para lograr sobre la iglesia. Vamos a ver a Jesús como el autor y consumador de nuestra fe de una manera nueva. Aprenderemos a correr a la meta y a apoyarnos en Dios hasta que el trabajo esté terminado. Veo a Dios rompiendo los viejos patrones de aquellos que en el pasado comenzaron proyectos y propósitos del cielo con entusiasmo solo para luego desfallecer en el camino. Dios vendrá con una gracia especial para terminar lo que comenzamos con fe. Vamos de flaquear a lograr.

Si un carro deja de funcionar o se descompone, el viaje se desviará, se retrasará o quizás no lleguemos a nuestro destino. Es imperativo que nos cuidemos, al igual que un automóvil necesita mantenimiento y ajustes para seguir funcionando bien. Necesitaremos cuidar nuestros cuerpos, nuestras almas y nuestra vida espiritual meticulosamente este año. No podemos permitirnos el lujo de averiarnos o quedarnos sin gasolina en nuestro importante viaje este año. Dios va a ser fiel en darnos tiempos para refrescarnos y descansar, así como tiempos para entrenar, reabastecer y equipar. Aprovecha esos tiempos. ¡Mantén tu vasija llena!

Mi esposa una vez predicó un mensaje llamado FOCUS (Enfocarse). Ella lo deletreó de esta manera: Faith Operating Consistently Until Satisfied (La fe operando de manera constante hasta estar satisfecho) ¡Enfócate en los asuntos importantes, no te distraigas, permanece en la fe, mantén los ojos en el premio! Habrá muchas cosas que intentarán llamar nuestra atención, pero no permitamos que nos desvíe o nos haga chocar en el camino de 2021.

Habrá una liberación muy entusiasta de una unción final sobre aquellos que permanezcan enfocados en la agenda del reino. ¡Dios suplirá de maneras asombrosas! Habrá provisión para la visión y misión del cielo de manera abundante y milagrosa. Debemos seguir corriendo la carrera que está delante de nosotros y despojarnos de cada peso, pecado y problema en el alma que quiere frenarnos o ralentizarnos. ¡Toma un ritmo en tu carrera y sigue avanzando! Los que corren, dijo Pablo, ¡deben correr para ganar! ¡Estás llamado a correr como un campeón en esta temporada y recibir la corona de victoria que se le da al vencedor!

¡Corre a Su corazón, aprovecha el día y sé salvo! El corazón de Dios es un corazón amoroso, fiel y verdadero que guarda Su pacto, que desata fuerza y consuelo a su pueblo y los empodera para tomar lo que ya ha sido establecido proféticamente antes de tiempo como una esperanza inquebrantable.

“¡Así que es imposible que Dios mienta porque sabemos que su promesa y su voto nunca cambiarán! Y ahora hemos corrido a su corazón para escondernos en su fidelidad. Aquí es donde encontramos su fuerza y consuelo, porque él nos da poder para aprovechar lo que ya se ha establecido antes de tiempo: ¡una esperanza inquebrantable! “ Hebreos 6:18(TPT).

Suscríbete a nuestro NewsLetter