Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Debemos asegurarnos de que estemos totalmente vestidos en nuestra: Armadura Protectora Defensiva: Nuestro yelmo de la salvación, coraza de justicia, cinturón de la verdad, y botas de combate del Evangelio. El escudo de la fe es principalmente defensivo, pero se puede utilizar en la ofensiva. Nuestras Armas Ofensivas: La Espada del Espíritu, el Nombre de Jesús, alabanzas, grito de fe, orando en lenguas, actos proféticos y orando y haciendo decretos apostólicos”. 

Dr. Bill Hamon

fundador de christian international

La Tercera Guerra Mundial de Dios

Por Dr. Bill Hamon

Una de las cosas más importantes que los cristianos deben saber son los tiempos y las estaciones de Dios en las que vivimos. Debemos conocer el propósito del día presente de Dios y lo que Cristo Jesús está tratando de lograr en y a través de Su Iglesia con el fin de ser colaboradores con Cristo. Hay una diferencia entre trabajar para Cristo y trabajar con Cristo Jesús. Muchos ministros de los últimos movimientos de restauración están predicando fielmente las verdades bíblicas que se restauraron incluidas las de su propio movimiento de restauración. Dios todavía está restaurando y haciendo cosas nuevas en su Iglesia. Todavía hay verdades bíblicas a ser restauradas y propósitos divinos que deben cumplirse antes de que Jesús pueda regresar del cielo (Hechos 3:21; Hebreos 10: 13). 

La Iglesia ha entrado ahora en la Tercera Guerra Mundial de Dios. Para que Dios tenga una tercera guerra mundial tenía que tener una primera y segunda. La Primera Guerra Mundial de Dios se lucho para producir la primera reforma de la Iglesia. Dios envió a su Comandante en Jefe de los Ejércitos de los Cielos a la tierra como un bebé humano. Llegó a ser hombre y a la edad de 30 Jesús lanzó su campaña. La guerra era para destruir las obras del diablo y proveer redención para la humanidad. Jesús luchó su primera batalla con el diablo en la tentación en el desierto. Dios Padre entonces ungió a Jesús con el Espíritu Santo y Poder y el destruyo las obras de los demonios, sanando a la gente de sus aflicciones diabólicas y expulsando a demonios de Satanás fuera de la gente. La batalla de victoria de Jesús fue en la cruz, donde Él proveyó redención para la humanidad y por su resurrección de entre los muertos Él le quitó las llaves de la muerte y del infierno al diablo. Jesús, entonces, dio a luz a Su Iglesia y le dio a Su Iglesia poder y autoridad sobre el diablo y todos sus demonios. De esta manera la Primera Guerra Mundial fue ganada. 

La Segunda Guerra Mundial de Dios comenzó en 1517 en el comienzo de la segunda reforma, que fue con el propósito de restaurar toda la verdad y activar de regreso los ministerios a la Iglesia. El primer disparo fue despedido cuando el General de Dios Martin Luther clavó su 95 tesis en la puerta de su iglesia en Wittenberg, Alemania. Requirió de muchas batallas-movimientos de restauración durante 490 años para volver a tomar todas las verdades y ministerios que el diablo había capturado durante los 1000 años de Oscurantismo de la Iglesia. La mayoría de ellos fueron restaurados de nuevo en la Iglesia a finales de 2007. De esta manera la Segunda Guerra Mundial de Dios fue ganada y la Segunda Reforma de la Iglesia se cumplió. 

Ahora la Tercera Guerra Mundial de Dios fue declarada en el año 2008 cuando la tercera y final Reforma de la Iglesia dio a luz en la Iglesia. Los Guerreros de Dios y oficiales del ejército han estado en pruebas intensificadas, entrenando y equipando por los últimos siete años para el lanzamiento de marcha de la guerra ofensiva de Dios en 2016. La marcha de 7 días de Israel alrededor de Jericó tipifica estos 7 años. Los movimientos de restauración durante la segunda Reforma se ilustran mediante las experiencias de Israel durante su viaje de Egipto a Canaán. 

El primero es el movimiento protestante que llevó a la Iglesia fuera de la esclavitud egipcia de obras muertas religiosas, el Sexto siendo el movimiento carismático que llevó a la Iglesia a su río Jordán, y el Séptimo siendo el Movimiento Profético-Apostólico, que cruzó la Iglesia sobre su río Jordán a la tierra de Canaán. La herencia de Israel fue la tierra de Canaán. Su desafío fue hacer que los reinos de Canaán fueran el Reino de Israel. La herencia de la Iglesia es la Tierra. El desafío es hacer que los reinos de este mundo del Reino de Dios (Rev.11: 15; 5:10). Cuando todo esto se lleve a cabo la Tercera Guerra Mundial será ganada y “La Tercera y Final Reforma de la Iglesia” se cumplirá. He escrito un libro que cubre la Primera, Segunda y Tercera Reforma llamado “La Tercera y Última Reforma de la Iglesia”. Cubre principalmente acerca de la Iglesia demostrando y estableciendo el Reino de Dios. El libro que estoy escribiendo ahora sobre la Tercera Guerra Mundial de Dios cubre las guerras, las armas de guerra y cómo usarlas. 

El nuevo libro también cubrirá la batalla final que decisivamente ganará la guerra como se describe en Apocalipsis 19. Hemos entrado en una guerra ofensiva que no terminará hasta que Jesús dirija personalmente Su Ejército de los Santos en la batalla final. Este es ahora el momento de que los santos deban conocer sus armas de guerra y cómo usarlas. Los pastores y todos los ministros quíntuples ahora deben funcionar como Sargentos y Generales y diligentemente capacitar a los santos para ser soldados que sepan cómo luchar como guerreros en el ejército de nuestro Comandante en Jefe, nuestro Señor Jesucristo. 

Debemos asegurarnos de que estemos totalmente vestidos en nuestra:

Armadura Protectora Defensiva: Nuestro yelmo de la salvación, coraza de justicia, cinturón de la verdad, y botas de combate del Evangelio. El escudo de la fe es principalmente defensivo, pero se puede utilizar en la ofensiva. 

Nuestras Armas Ofensivas: La Espada del Espíritu, el Nombre de Jesús, alabanzas, grito de fe, orando en lenguas, actos proféticos y orando y haciendo decretos apostólicos. He llevado numerosas naciones en la guerra con la mayor arma corporativa de la Iglesia—el grito de la fe que explota en el mundo espiritual de los demonios como una bomba atómica explotando en lo natural. Muchos ministros han dado testimonio de grandes cambios y un cambio en la nación. Hace unos años, Cindy Jacobs profetizó, “Dr. Bill Jesús te está encargando que seas un general de 5 estrellas en el Ejército del Señor”. Alguien me dio algunos documentos que indican que los generales 5 estrellas sólo se encargan durante el tiempo de guerra. Dirijo a iglesias a la guerra como un general de 5 estrellas más que como ministro quíntuple. La razón por la que los Profetas están motivados a la guerra es por lo que Dios dijo al Profeta Jeremías: “Te he puesto (profeta) sobre las naciones y sobre reinos, para arrancar y para derribar, para destruir y tirar hacia abajo (principados de maldad y demoniacos). Entonces planta y levanta el Reino de Dios”. Absolutamente tenemos armas de guerra que son poderosas en la destrucción de fortalezas (de Satanás). 2 Cor.10: 4: Efesios 6: 12. 

Declaración En mi nuevo libro, “El próximo gran movimiento de Dios es el Ejército Manifiesto del Señor. Este producirá la mayor cantidad de manifestaciones de poder y gloria de Dios jamás registrado en la historia de la iglesia. “Va a continuar hasta que la gloria del Señor llene la tierra como las aguas cubren el mar. Nu.14: 21; Hab.2:14. Jesús está llamando a ministros probados y aprobados para cumplir su propósito presente y co-laborar con Él para ganar su tercera guerra mundial. 

Ministros preparemos ahora a soldados Cristianos hombres y mujeres valientes y guerreros como los 30 hombres valientes de David, los 300 de Gedeón y el ejército conquistador de Josué. Estas Fuerzas Especiales de los Santos lucharán junto con Jesús, el Comandante en Jefe de su Ejército de Ángeles en el cielo y guerreros santos de la tierra, hasta que Su Tercera Guerra Mundial se gane. Tenga la seguridad de que Jesús con Sus guerreros victoriosos vencedores ganará esta guerra y triunfará valientemente. Jesús y sus guerreros vencedores entonces gobernarán y reinarán sobre todas las cosas. Apocalipsis 21: 7; Apocalipsis 2:26,27; Daniel 7: 14,18,22,27; Apocalipsis 5: 10. 

Suscríbete a nuestro NewsLetter