Los Profetas, Ejecutores del Pacto (vol. 2)

Profeta Edgar Iraheta

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Los profetas de hoy en día están llamados a recibir el nuevo Pacto, que es Jesús, y llamar a la Iglesia a escucharlo. Además, los profetas de hoy tienen un llamado crucial del Padre para llevar a toda la Iglesia a su Hijo.

Profeta Edgar Iraheta

COORDINADOR DE CI EN ESPAÑOL

En mi último artículo, abordé que los Profetas tienen el deber de ejecutar el Pacto de Dios, este es su llamado y comisión. En el Antiguo Testamento, los profetas eran únicos de entre todos los líderes religiosos de Israel e incluso de las naciones vecinas. Una de las principales formas en que los profetas se hicieron notables fue que los reyes no los nombraron; tenían un llamado divino de Dios. Recuerden que los reyes obtenían el trono a través del éxito militar o la sucesión. Los sacerdotes fueron ordenados a través del linaje y más tarde nombrados por los reyes. Los sabios se hicieron conocidos por su sabiduría, discernimiento y excelente discurso o nombrados por los reyes. Sin embargo, un Profeta sólo podía recibir su llamado y su comisión de Dios.

En las naciones del antiguo Cercano Oriente, la gente creía que los encuentros divinos confirmaban el estatus del profeta. Cuando un Profeta se presentaba ante Dios para pedirle consejo y luego proclamaba el consejo de Dios, eso daba validación a su llamado divino. Sin embargo, recuerden que, en el Pacto de Dios, los Profetas eran los Profetas del único Dios verdadero, Yahvé. Así fue con Abraham, Moisés, Isaías, Ezequiel, Jeremías, etc. Si nos perdemos esto, no entenderemos por qué Dios se preocupó tanto por sus profetas, pero también por qué trató severamente con ellos (Lea el Salmo 105:8-15).

El profesor Jack R. Lundbom de la Universidad de Cambridge explica eso:

“Los profetas, si se jactaban, sólo podían jactarse de haber recibido un llamado de Yahvé Dios. Esta es la garantía de todo lo que el profeta dice y hace. En hebreo nābî’ (נָבִיא), que traducimos como “profeta”, lo más probable es que signifique “uno que es llamado”. En akadiano, que es un idioma anterior al hebreo y es un idioma cognado al hebreo, nabû significa “llamar”, y un nibîtu es “uno llamado (por los dioses)”.

Recuerden, Jeremías recibió un poderoso encuentro en el que Dios lo llamó para ser su profeta. En este encuentro, Dios resuelve la inseguridad de Jeremías de ser demasiado joven para ser su profeta (Jeremías 1:4-10). Si recuerdan, Isaías tiene una visión y un encuentro poderoso donde Dios lo llama y lo comisiona. También lo limpia de la culpa que le impidió aceptar su llamado (Isaías 6:1-8). Dios llamó y comisionó a Samuel mientras era entrenado para discernir su voz a medida que servía a Eli, el sacerdote (1 Samuel 3). El llamado y la comisión divina es parte de la vida de los Profetas. ¿Por qué es esto importante?

En Mateo 17:1-8 (También se encuentra en Marcos 9:2-8, Lucas 9:28-36), vemos el famoso pasaje de la transfiguración de Jesús.

Recuerden que el “llamado divino” es una validación de un profeta, y lo reciben de Yahvé; por supuesto, sabemos que Jesús era el Hijo Unigénito de Dios. Su validación y aprobación inicial vino cuando Juan el Bautista lo bautizó (Mateo 3:11-17, Marcos 1:9-11, Lucas 3:21-22, Juan 1:32-34). Como muchos profetas del Antiguo Testamento, Jesús tuvo otros encuentros sobrenaturales que validaron su ministerio, como la transfiguración (también lea Juan 12:20-36). Sin embargo, si Jesús iba a cumplir la ley, Dios también tenía que validar su ministerio como Profeta. Mateo 17:1-8 sigue el patrón como en el Antiguo Testamento del “Llamado Divino” de los profetas. También podemos aprender algunos puntos cruciales de esta escritura que exponen cuál es el papel de los profetas después de Jesús.

Permítanme exponer el significado de la participación de Moisés y Elías en la transfiguración de Jesús. Moisés representa al receptor de la ley del pacto (Éxodo 19-20). Elías representa el ejecutor de la ley del pacto (1 Reyes 18:17-22). Mira este pasaje de 1 Reyes 18 en el versículo 18,

—No soy yo quien le está creando problemas a Israel—respondió Elías—(ELÍAS, EJECUTOR DEL PACTO). Quienes se los crean son tú y tu familia (ACAB E ISRAEL SON DESLEAL A DIOS), porque han abandonado los mandamientos del Señor (LEY DEL PACTO) y se han ido tras los baales.”

Recuerda, Elías está haciendo esta declaración como profeta establecida en el Pacto que Dios tuvo con Israel. Él estaba haciendo cumplir el Pacto exponiendo la deslealtad de Israel y al que causó que sucediera.

Cuando la transfiguración ocurrió, Dios usó a propósito tanto al receptor (Moisés) como al ejecutor (Elías) del Pacto. La transfiguración mostró a Pedro, Santiago, Juan y a los futuros profetas su papel en el cumplimiento de un nuevo pacto. Estaban en un momento que validaba el nuevo Pacto, Jesús, y la forma de implementar ese nuevo Pacto era escuchándolo (Jesús). Así como Moisés recibió el Pacto en el Antiguo Testamento y Elías lo ejecutó, siempre llamó a Israel a la lealtad. Los profetas de hoy en día están llamados a recibir el nuevo Pacto, que es Jesús, y llamar a la Iglesia a escucharlo.

Recuerden que Pedro estuvo en la Montaña de la Transfiguración. En Hechos 3:19-26, hace la siguiente proclamación, ahora como profeta, haciendo cumplir el nuevo Pacto llamándolos a escuchar a Jesús:

Los profetas de hoy tienen un llamado crucial del Padre para llevar a toda la Iglesia a su Hijo. En nuestro próximo artículo, describiré cómo ocurre esto en el Nuevo Testamento según lo establece Jesús.

Suscríbete a nuestro NewsLetter