2018, Palabra del Señor

Apóstol Jane Hamon

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Creo que estamos en una nueva temporada y que continuaremos viendo reversiones divinas en nuestras vidas y circunstancias personales, en el posicionamiento de la Iglesia en la cultura e incluso en la legislación de las naciones.

Apóstol Jane Hamon

PASTORA DE VISION CHURCH

Año de recompensas de los profetas

Por Apóstol Jane Hamon

En medio de la inestabilidad creciente sobre la escena global, Dios tiene una palabra emocionante para su pueblo, especialmente aquellos que han abrazado Su Palabra Profética.  Creo que estamos en una nueva temporada y que continuaremos viendo reversiones divinas en nuestras vidas y circunstancias personales, en el posicionamiento de la Iglesia en la cultura e incluso en la legislación de las naciones. 

Mientras oraba sobre la próxima temporada en la iglesia y lo que Dios nos está diciendo para el 2018, tuve una visión en la cual vi y escuché las palabras, “un tiempo para la recompensa del profeta”. Jesús habló acerca de esto en Mateo 10:40-41 diciendo, “El que a vosotros recibe, a mí me recibe; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió. El que recibe a un profeta por cuanto es profeta, recompensa de profeta recibirá; y el que recibe a un justo por cuanto es justo, recompensa de justo.”   La palabra “recibir” significa “agarrar, aceptar, recibir favorablemente, abrazar, prestar oído, hacer lo propio”. Esto es lo que debemos hacer con Cristo en nuestras vidas. Recibirlo es recibir al Padre. Y para recibir un profeta y aquellos que son justos traerán bendición en nuestras vidas. 

Más tarde vi las palabras “Recompensa del Profeta” escritas en un ariete gigante que golpeaba contra una gran puerta cerrada. Sabía que la unción de la Recompensa del Profeta iba a abrir enormes oportunidades para el avance del Reino de Dios. Aquellos que han recibido promesas proféticas de Dios y aquellos que operan y funcionan en el ministerio profético experimentarán una de las mayores temporadas de honor, adelanto, promoción y favor a medida que nos alineamos y participamos activamente con todo lo que Dios ha dicho. 

¡Ahora es el Tiempo! 

Entonces, ¿por qué sería este un año enfocado para recibir esta unción? Este año celebramos 30 años desde el nacimiento del movimiento profético. Antes de 1988, solo había unos pocos lugares en la tierra que experimentaban sueños, visiones, visitas angélicas y revelaciones proféticas. Sin embargo, ese año en Christian International (así como en varios otros lugares en la tierra) dimos a luz espiritualmente al movimiento profético. Reconocimos que Dios estaba levantando una compañía de profetas y gente profética que podía comunicar Su corazón, Su voluntad y Su mente a la tierra. Hoy en día, es ampliamente aceptado en toda la Cristiandad que Dios todavía está hablando A Su pueblo y A TRAVÉS de su gente y que a medida que escuchamos la voz de Dios puede cambiar nuestro mundo. 

El número 30 significa una promoción en una nueva temporada de éxito. Esta es una nueva temporada de autoridad y bendición para el ministerio profético y para ver como la palabra profetizada viene a suceder. ¡Es una temporada de lanzamiento! Jesús fue lanzado a su Ministerio terrenal a la edad de 30 años acompañado de señales, prodigios, milagros, autoridad, poder sobre los demonios y un corazón para demostrar que el Reino de Dios había llegado. 30 fue un número muy importante en la cultura judía. Se consideró que era el año de madurez del liderazgo. Los sacerdotes se dedicaron al servicio a los 30 años. (Intercesión). Los hombres eran elegibles para el servicio militar a los 30 años. (Guerra). Ezequiel fue llamado como profeta a los 30 años. (Profético). Los hombres fueron considerados mayores de edad para administrar el negocio de su padre a los 30 años. (Mercado). Este año prepárese para ser cubierto por un nuevo nivel de autoridad en su área de vocación profética. 

Un Tiempo de Cumplimiento Profetico 

30 también fue un año vinculado al cumplimiento del destino profético, la superación y el gobierno. José salió de la cárcel y tuvo su sueño profético cumplido cuando se convirtió en un gobernante en Egipto a la edad de 30 años. David salió de la cueva y vio la profecía cumplida mientras era ungido rey de Judá en Hebrón a la edad de 30 años. Jesús tenía 30 años cuando fue bautizado y el Espíritu Santo vino sobre él y lo ungió para cumplir su destino profetizado. Todas las dificultades que pasaron estos hombres antes de su tiempo de éxito valieron la pena para ver que todo lo que Dios prometió se cumplió. La Recompensa de los Profetas nos lanza a momentos fructíferos similares cuando todo lo que hemos podido superar llega a un tiempo señalado de gracia y cumplimiento para que podamos entrar en nuestro tiempo para gobernar y legislar para el Reino de Dios en la tierra. 

30 también significa prosperidad y posteridad. En el libro de Jueces, uno de los Jueces, Jair, tuvo 30 hijos. ¡Le dio a cada uno de ellos un caballo y una ciudad!. (Jueces 10:4) 

Así que vemos, en este 30º año del ministerio profético, que todo lo que ha pasado ha sido en realidad sólo preliminar para lo que viene después. Donde antes lo profético se encontraba con escepticismo y resistencia, ahora hay honor y emoción para escuchar la palabra del Señor. La voz de Dios está siendo integrada en la iglesia y siendo atraída al mundo de los negocios. Aun los funcionarios gubernamentales locales y nacionales anhelan escuchar las respuestas del corazón de Dios para que puedan tener la capacidad de llevar a su ciudad o incluso a su nación a la recompensa del rompimiento de los Profetas. Una de las cosas nuevas a tener en cuenta es cuán efectivamente los profetas y el ministerio profético se cruzan en la corriente principal de la cultura, no solo en la corriente principal de la iglesia. Los líderes seculares estarán cada vez más abiertos a escuchar lo que Dios está diciendo, aun aquellos que todavía no lo conocen. 

El Señor está diciendo que es hora de recibir la recompensa del Profeta si usted ha sido parte de lo que Dios ha estado haciendo los últimos 30 años o si usted es nuevo en el movimiento, su recompensa es la misma. Durante este trigésimo año de ministerio profético, debemos esperar una mayor unción para el cumplimiento del destino profético, bendiciones de prosperidad para nosotros y nuestras familias, mayor revelación, mayores milagros, señales y prodigios que nunca antes. 

Así que ¿cuál es la Recompensa del Profeta? 

Hay varios ejemplos de personas siendo bendecidas, premiadas y avanzaron porque recibieron a un profeta o un mensaje profético. En todos estos ejemplos encontramos que recibir al Profeta o la palabra profética no era una respuesta pasiva de escuchar una palabra y esperar que ocurriera algo bueno como resultado, sino uno que requiriera una alineación activa, una actitud expectante y una acción correspondiente. La Recompensa de los Profetas liberó el cumplimiento rápido de las cosas que Dios había prometido. En la mayoría de los casos, a continuación, la profecía se cumplió casi instantáneamente, sin demora. La Recompensa de los Profetas trae una aceleración del proceso de cumplimiento divino. 

1) ¡El Milagro que Usted Necesita El Dinero No lo Puede Comprar! 

¡Los profetas liberan lo milagroso! La historia de la mujer Sunamita es uno de los mejores ejemplos de recibir la recompensa de un profeta. En 2 Reyes 4 nos encontramos con esta mujer que es rica, pero no tiene hijos. No sólo recibió al Profeta, sino que en realidad tenía una habitación construida en su casa para él. Cada uno de nosotros necesita ser desafiado a construir una habitación en nuestra vida y en nuestro corazón para que habite la palabra del Señor. En lugar de sólo ocasionalmente recibir “una palabra” debemos recibir la permanente Voz de Dios. Parecía que esta mujer no necesitaba nada. Ella solo quería la unción en su hogar sabiendo que traería una bendición. Pero se descubrió que ella no tenía un heredero. El profeta le dijo que al año siguiente ella tendría un hijo. Estaba tan afligida por sus años de esterilidad que su reacción inicial no fue necesariamente de fe, sino más bien “¡profeta no te metas conmigoi!” Sin embargo, al año siguiente tuvo un hijo. Ella bendijo al Profeta honrando el don dentro de él, ella hizo lugar para la unción profética en su vida y ella recibió un milagro que ella necesitaba y que el dinero no podía comprar! 

Una de las cosas bellas acerca de la Recompensa del Profeta es que no es una bendición única sino que continúa perpetuando la unción a través de los años. Cuando el niño creció, estaba trabajando en el campo con su padre y le dijo hay mi cabeza y cayó muerto. La Sunamita, aprovechando la unción de la Recompensa del Profeta, corrió para lograr que el profeta resucitara a su hijo. Su heredero le fue devuelto y todopoderoso que  el enemigo intento robar le fue regresado. Este tema continua más tarde en 2 Reyes 8 cuando Eliseo le dijo que se fuera a vivir a otro lugar durante una hambruna. Ella se había ido siete años y regresó después para hacer una petición por su casa y su tierra. El rey estaba oyendo la historia de cómo Eliseo había resucitado al niño de vuelta a la vida, cuando su siervo dijo: “¡mira! Aquí está la mujer y su hijo! ¡La Recompensa del Profeta la puso con la unción de favor para que ella estuviera en el lugar correcto en el momento adecuado! El rey no sólo le regreso su tierra, sino todos los ingresos de la tierra que debería haber sido de ella durante los últimos siete años! La recompensa del Profeta ¡traerá restauración de todo aquello que se ha perdido o ha sido robado!  Es una bendición que sigue dando y en este tiempo de la Recompensa del Profeta, Dios se asegurará de que usted está en el lugar correcto en el momento adecuado para recibir su milagro y para traer influencia para el Reino de Dios. 

Dios no bendecirá solamente a aquellos que han hecho lugar en sus vidas para la Voz de Dios, sino que ahora es tiempo de ver las bendiciones sobre las iglesias que han hecho un lugar para lo profético dentro de la estructura de su iglesia. ¿Le ha dado a la Voz de Dios un lugar para moverse y ministrar cada vez que se reúna? Entonces verás la bendición Sunamita de la Recompensa del Profeta sobre tu iglesia y el crecimiento y el aumento serán el resultado. 

2) La Recompensa de la Provisión 

Profetas liberan la provisión. En 1 Reyes 17 el Profeta Elías tenía una palabra de Dios para ir a una viuda en Sarepta para ser alimentado durante un tiempo de hambruna. Cuando llegó allí, encontró a la mujer juntando palos por la puerta de la ciudad, preparándose para arreglar su última comida para ella y su hijo antes de morir de inanición. Él le pidió pan y ella dijo que solo le quedaba un poquito de harina y aceite. Primero le pidió que fuera a prepararle una torta pequeña porque sabía que Dios lo había enviado a esta viuda. Él le prometió que si lo hacía, la vasija de harina no estaría vacía y el aceite no se secaría. La viuda recibió al profeta y lo alimentó porque él era un profeta y ella y su familia comieron durante meses hasta que la hambruna se rompió. El profeta fue bendecido con comida, pero la mujer recibió la Recompensa de los Profetas que duró meses o posiblemente incluso años de suministro ilimitado. Es el momento de ver la Recompensa de los Profetas manifestada de la fuente ilimitada, no sólo para la supervivencia, sino para el avance de los esfuerzos del reino que Dios te ha encomendo. 

3) La Recompensa de la Posteridad 

Los profetas traerán continuidad generacional. En las dos historias anteriores, el profeta vino y trajo a los hijos de regreso a la vida. ¡Dios se preocupa por nuestras generaciones! Asimismo, la Recompensa de los Profetas se puede ver en 2 Reyes 4. Un profeta murió y dejó a su esposa endeudada para que sus hijos tuvieran que ser vendidos como esclavos. Eliseo le dijo a la mujer que tomara la pequeña cantidad de aceite en su casa, ir a reunir tantas vasijas como pudiera y empezar a verter el aceite en las vasijas. Su obediencia a la palabra resultó en una Recompensa de Profetas de multiplicación sobrenatural de aceite que le permitió pagar la deuda y liberar a sus hijos. Ella trabajó con la palabra del Señor a través del profeta para ver a sus generaciones libres y bendecidas. También vemos la Recompensa de los Profetas y la sinergia generacional con los ministerios de Elías y Eliseo. Elías le profetizó a Eliseo, y Eliseo respondió yendo tras Elías hasta que recibió la bendición de la doble porción. La unción de la Doble Porción y la Recompensa de los Profetas son sinónimos, y es hora de recibir este nuevo manto en tu vida, familia, ministerio y negocio. 

4) La Recompensa del Nuevo Comienzo  

¡Los profetas declaran las nuevas cosas y traen la Reforma! Isaías 42:9 dice, “He aquí se cumplieron las cosas primeras, y yo anuncio cosas nuevas; antes que salgan a luz, yo os las haré notorias.” Esta es la función profética: declarar lo que Dios hace antes de que pase aún. Isaías  43:19 dice, “He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis?.” Este año estará lleno de cosas nuevas a medida que la reforma alinea al pueblo de Dios con el correcto posicionamiento del corazón y la función apropiada para que la Iglesia pueda prosperar como Cristo pretendió. 

Este es el calendario romano del año 2018 y el calendario hebraico del año 5778. Ambos años terminan en el número 8, lo que significa un nuevo comienzo, la reforma y la vida de resurrección. Jesús resucitó el primer día de la semana, que fue el octavo día. Josías, un reformador, comenzó su reinado a los 8 años trayendo una nueva era en medio de predecesores idólatras. Él también comenzó a buscar al Señor por sí mismo en el octavo año de su reinado que más tarde resultó en su purga de Israel de los altares de Baal. De la misma manera, Salomón comenzó a purgar los ídolos de Israel en el octavo año de su reinado. El 8 de la reforma siempre nos llamará de nuevo al camino recto 

Desde que mencioné el número 8, debo mencionar que el significado bíblico del número “18” es bendición y larga vida. En la cultura hebraica, el número 18 es muy significativo ya que la palabra Chai, que es la palabra para la vida, tiene el valor numérico de 18. Aquí es donde los judíos reciben el dicho “¡chaim … para la vida! Dieciocho también representa un tiempo de salir de la esclavitud. Dos veces Israel estuvo en cautiverio durante 18 años cuando Dios los liberó. No significa esclavitud, sino liberación de la esclavitud. En Lucas 13:16 Jesús curó a una mujer que había estado enferma durante 18 años diciendo: “¡mujer eres libre!” Finalmente, el número 18 está atado a los jueces. Hubo 18 jueces desde el tiempo de Josué hasta que Saúl se convirtió en rey. El primer juez, Josué, gobernó 18 años. Creo que es hora de ver un nuevo comienzo en los tribunales de nuestra tierra con un retorno a un gobernante justo. 

5) ¡La recompense Del Rompimiento! 

¡Los profetas traen gran avance! David fue el octavo hijo de Isaí, e inauguró una nueva era para Israel. David fue un profeta que lideró a Israel en batallas de victoria contra los filisteos. Él recibió la profecía del profeta Samuel, que él sería el rey. Él lo creyó, lo recibió, y luego actuó en eso dando un paso para enfrentar a Goliat. ¡Este será un año para ver la caída de Goliat!, el Goliat de los Sistemas. El Goliat de intimidación. El Goliat de la imposibilidad. Los profetas recompensan la visión liberada, el coraje y una agudeza profética que fue impartida a través de Samuel y actuada por David. Esta unción trajo a Goliat hacia abajo. La recompensa de los profetas libera la capacidad de hacer cosas que han sido imposibles hasta ese momento. Es una unción que derribará a los enemigos espirituales. ¡Este año será un año récord! Cosas que nunca se han hecho antes de la brecha! ¡Las cosas rancias o estancadas en años anteriores se abrirán a través de la palabra del Señor! 

6) La Recompensa de Oportunidad y Favor 

Los profetas liberan el favor y abren las puertas de la oportunidad. El Profeta, Moisés se paró delante del trono de Faraón y dijo: Deja Ir a Mi Pueblo”, y Dios liberó favor en las cortes de Egipto. En el alfabeto hebreo, el número ocho se dibuja como un cuadro de una puerta o una puerta. Recuerden mi visión del ariete con las palabras “Recompensa de Profetas golpeando contra una puerta gigante”. Las puertas eran siempre lugares del gobierno y de la autoridad. Los Reyes emitieron decretos en las puertas de la ciudad. Los profetas profetizaron desde las puertas. Jesús levantó a los muertos en la puerta. Los apóstoles sanaron al hombre cojo en la puerta. Jesús se identificó a Sí mismo como la Puerta. En Apocalipsis 3, Él dice que tiene la llave de David y se abre para que ningún hombre pueda cerrar y cerrar para que ningún hombre pueda abrir. ¡Espere puertas de favor y acceso que le hayan sido cerradas en el pasado para que se le abran para su futuro! 

En 1 Corintios 16:9 Pablo dice, “porque se me ha abierto puerta grande y eficaz, y muchos son los adversarios.” A medida que abracemos las palabras proféticas de Dios en esta temporada, veremos tiempos sin precedentes de puertas abiertas, pero también puede que tengamos que lidiar con algunos adversarios. Pero anímese y no tenga miedo. Escuché al Señor decir: “¡tu oposición se convertirá en tu oportunidad!” Al igual que cuando David se enfrentó a Goliat y lo derrotó y provocó el ascenso para poder casarse con la hija del rey y mudarse al Palacio. La oposición se convirtió en su oportunidad. De la misma manera, tus adversarios te han sido dados para tu ventaja. ¡Tu prueba y problema se convertirán en tu triunfo! ¡Sentí que este año se caracterizaría por Puertas, Goliats, y Gloria! ¡Atraviesa las puertas, vence a tus Goliats y luego entra en la gloria! 

Junto con las oportunidades sobrenaturales Dios nos pide que gastemos nuestro favor. La fe es la moneda del cielo. Todo lo que deseamos recibir de Dios requiere fe para recibirlo. Por otro lado, el favor es nuestra moneda de nuestras relaciones con los hombres en la tierra. Debemos entender que en realidad podemos tener favor sin saber cómo gastarlo.  Así como uno puede tener el dinero sin gastarlo también puede tener favor sin gastarlo o gastarlo mal. El favor abre puertas para la influencia del reino y los esfuerzos del reino. El favor asegura que estamos en el lugar correcto en el momento correcto para los resultados del reino. El favor es un aspecto más de nuestra Recompensa de los Profetas y parte de la bendición que Dios da a aquellos que reciben a los profetas y el ministerio profético. 

7) La Recompensa Que el Cielo Peleará por ti  

Los profetas liberan a los ejércitos de ángeles del cielo. Vemos varias veces en la Escritura cuando una palabra profética es liberada por un profeta y cuando el pueblo de Dios se posiciona activamente de acuerdo con esa profecía, el cielo interviene sobrenaturalmente en la batalla. En Jueces 4-5, Débora lanzó una palabra profética con respecto a la esclavitud áspera de Israel debajo de los cananeos. La gente y los generales respondieron yendo al lugar proféticamente indicado, el río Cisón. Cisón significa, “poner una trampa o poner una trampa para el enemigo.” Esto es exactamente lo que sucede como parte de la recompensa de los profetas. Cuando el enemigo se presentó para la batalla, Dios provocó que una lluvia torrencial cayera y los cielos lucharon por Israel inundando el lecho del río y arrastrando al enemigo. En otra batalla en 2 Crónicas 20, Josafat, un gran reformador y rey justo, fue rodeado por el enemigo. Llamó a la gente a ayunar y a buscar al Señor, tiempo durante el cual el profeta Jahaziel profetiza que no necesitarán luchar en la batalla porque “la batalla es del Señor”. Como respuesta a esta palabra profética, Josafat envía a los adoradores al frente de los ejércitos cantando: “Alabado sea el Señor porque su misericordia permanece para siempre.” Como sabemos, una vez que el ejército llegó donde el enemigo, descubrieron que se habían enfrentado entre sí y se habían aniquilado mutuamente. El cielo se involucró y luchó por ellos. De nuevo en Josué 10, Josué está en una batalla épica con una coalición de Reyes cananeos cuando Dios le habla proféticamente. “y Jehová le dijo a Josué: no les tengas miedo, porque yo los he entregado en tu mano; ninguno hombre de ellos se pondrá delante de ti. Josué estaba agotado, pero fue a confrontar a su enemigo según lo instruido por Dios, pero en cambio, Dios mismo luchó por Josué e Israel y juntos aniquilaron al enemigo. De hecho, se registra que Dios mató  más que Josué. Parte de la recompensa de nuestros profetas es que Dios hará que sus ángeles luchen por nosotros. Hebreos 1:14 dice que Dios envía a sus ángeles para ayudar a aquellos que han de heredar la salvación. En el libro de hechos, vemos varias veces cuando los Ángeles intervinieron para liberar a uno de los apóstoles y colocarlos para avanzar el evangelio del Reino. Esto es parte de nuestra recompensa por recibir la voz profética de Dios. ¡Envía tus poderosos, oh Dios! ¡Usted puede esperar ayuda angelical en sus batallas en 2018! 

8) La Recompensa del cambio de la Nación 

Los profetas cambian ciudades y naciones. Jeremías fue encargado como un profeta de las naciones para arrancar, derribar, destruir y arruinar, y para construir y plantar. La unción profética tiene la capacidad de cambiar una atmósfera sobre un territorio que puede resultar en cambios en el gobierno, los negocios, la economía e incluso romper el territorio abierto para el avivamiento. Podemos ver esto demostrado en 2 Reyes 2 después de que Eliseo recibió el manto de la doble porción de Elías. Lo primero que hizo fue ir a Jericó y romper la maldición de la muerte y la esterilidad de la ciudad. La ciudad fue cambiada para siempre por la palabra del profeta, y la ciudad que lo recibió también recibió la recompensa del profeta y fue cambiada para siempre. 

Por lo tanto, en 2018 es el momento de entrar proactivamente en la Recompensa del Profeta. Alíniese con todo lo que Dios le ha encomendado, abrace la unción profética que Dios le está liberando y espere la recompensa de su bendición. 

Suscríbete a nuestro NewsLetter