Profeta Diego Peláez

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Vienen años donde caminaremos en caminos que nunca antes hemos caminado. Y hoy mas que nunca pondré colirio en los ojos de mi pueblo para que puedan ver y no se extravíen”.

Director de Atalayas en Acción, Colombia

Profecía siguiente temporada

Por Profeta Diego Peláez

Empieza una nueva temporada de SENDAS ANTIGUAS en medio de la iglesia, tiempo de volver a lo primero, tiempo de revisar nuestros caminos, tiempo de revisar nuestro equipaje, tiempo de examinar nuestros pensamientos, viene una temporada de detenernos para poder avanzar, temporada de pararnos en los caminos y preguntar cual es el buen camino y caminar por él.

Dice el Espíritu, viene una temporada de restaurar lo perdido, lo perdido en el matrimonio, lo perdido en la moral, es una temporada de limpiar los odres para que el vino nuevo que viene no se eche a perder, el tiempo de revisar relaciones y costumbres para que el derramar de mi Espíritu, el vino nuevo que traeré será glorioso en medio de mi pueblo.

La nube ha estado avanzando, pero para esta temporada la nube se detendrá, no para volver atrás, sino para discernir el camino que vamos a caminar. Vienen años donde caminaremos en caminos que nunca antes hemos caminado. Y hoy mas que nunca pondré colirio en los ojos de mi pueblo para que puedan ver y no se extravíen.

Vienen caminos que nunca antes hemos caminado y es necesario revisar nuestra carga para no extraviarnos. Restauraré la verdadera vida en el Espíritu de mi iglesia. Traeré un despertar en medio de un remanente entre las naciones de moral. Traeré sal sobre muchas naciones para preservar su moral. Salaré a mi iglesia para que no pierda su sabor.

Restauraré en medio de mi pueblo la moral de su Dios. Restauraré las relaciones entre muchos y el verdadero amor. Haré vomitar a mí iglesia la tibieza. Hay odres viejos que no están listos para recibir el vino nuevo. Hay remiendos viejos que no dejaré poner en la vestidura nueva con la que vestiré a mi iglesia.Se oirá una voz profética entre las naciones que será como silbo apacible. Se escuchará una voz entre las naciones que traerá sanidad en medio de mi iglesia. Hoy más que nunca sabrán cuál es la perla de mayor precio y estarán dispuestos a dejarlo todo por ella.

SENDAS ANTIGUAS, SENDAS ANTIGUAS, SENDAS ANTIGUAS, porque quiero traer descanso y reposo en medio de mi pueblo, porque vendrán tiempos agitados, como le dije al profeta: come y bebe porque largo camino te espera. Quiero hacer entrar a mi iglesia en su reposo para que estén listos para la próxima temporada.

Mi habitación será con el humilde y sencillo, mi morada es con el quebrantado de espíritu, mi dialogo será con los que buscan mi secreto, traeré conciencia a mi pueblo y restauraré lo perdido en la adoración, en la intercesión y en el evangelismo. No tengan temor de las malas noticias, porque permitiré esparcir rumores entre las naciones que harán temblar reinos y otros caerán, pero a mi pueblo lo tendré en mis rodillas, y los mimaré, y las naciones sabrán que son mi pueblo.

El monte del deporte, el monte de la economía y el monte de las artes serán montes de evangelismo entre las naciones porque no me he cansando de salvar lo que una vez fue mío y se perdió.Estoy formando una iglesia que no será odiada por ser religiosa, estoy levantando una iglesia que será rechazada porque a mi me rechazaron primero, estoy preparando una iglesia para llenarla del mejor vino, el vino de la última hora.

La temporada de las sendas antiguas

Empieza una nueva temporada de SENDAS ANTIGUAS en medio de la iglesia, tiempo de volver a lo primero, tiempo de revisar nuestros caminos, tiempo de revisar nuestro equipaje, tiempo de examinar nuestros pensamientos, viene una temporada de detenernos para poder avanzar, temporada de pararnos en los caminos y preguntar cual es el buen camino y caminar por él.

Suscríbete a nuestro NewsLetter