2018, Palabra del Señor

Apóstol Diana Hoyos-Rivera

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

El año 2018 marca una época de conciencia sobre la importancia del uso correcto y el valor que tiene el tiempo. Es el comienzo de un ciclo nuevo para entender lo que Dios quiere que hagas sin distracciones, y sin desviarte a hacer otra cosa. Tiempo de disciplinarte para sacar el mayor provecho de tu tiempo. 

Apóstol Diana Hoyos-Rivera

PASTORA DE CI, CHILE

Tiempo para redimir el tiempo

Por Apóstol Diana Hoyos-Rivera

Buscaba el rostro de Dios por varios días para oír de Él una Palabra de dirección para el año 2018; cuando en la madrugada del día 10 de diciembre desperté con una fuerte impresión en mi espíritu, escuchando una y otra vez: “Es tiempo de Redimir el Tiempo”. 

El año 2018 marca una época de conciencia sobre la importancia del uso correcto y el valor que tiene el tiempo. Es el comienzo de un ciclo nuevo para entender lo que Dios quiere que hagas sin distracciones, y sin desviarte a hacer otra cosa. Tiempo de disciplinarte para sacar el mayor provecho de tu tiempo. El favor de Dios, (habilidad sobrenatural que Él nos da para lograr hacer lo que él ha dicho) estará disponible diariamente para que puedas lograrlo. 

“Así que tengan cuidado de cómo viven. No vivan como necios sino como sabios. Saquen el mayor provecho de cada oportunidad en estos días malos. No actúen sin pensar sino más bien procuren entender lo que el Señor quiere que hagan” (Efesios 5: 15-1, NTV). 

Definiciones 

  • Año Hebreo 5778 y Año 2018 

Jet/Chet es la octava letra del alfabeto hebreo y también representa el #8. Significa: “Nuevos Comienzos”; “Vida”; “Comienzo de un Nuevo Ciclo” Símbolo: Portal de entrada y salida. 

  • Redimir en el griego significa “Aprovechar” y en el hebreo “Rescatar”. 
  • El tiempo en el griego significa “Oportunidad” y en el hebreo “Época” o “Estación”. 

Un Año de Nuevos Comienzos 

 Estamos comenzando un ciclo nuevo de nuevas oportunidades para aprovechar bien el uso del tiempo. La gracia de Dios alertara nuestras conciencias para entender el valor del tiempo que Él nos ofrece a diario para utilizarlo con Su sabiduría. Es una estación de obediencia y de conocer Su voluntad sin desviarnos para hacer otra cosa. Por Su favor tendrás oportunidad de rescatar el tiempo que no aprovechastes para hacer lo que te pidió, y para avanzar en áreas de estancamiento. Es una época precisa para lograr victoria y retomar lo que dejaste a un lado sin completar. 

“Presta atención a estos asuntos. Entrégate de lleno a tus tareas, para que todos vean cuánto has progresado. Ten mucho cuidado de cómo vives y de lo que enseñas. Mantente firme en lo que es correcto por el bien de tu propia salvación y la de quienes te oyen” (1 Tim. 4: 15,16 NTV). 

“EL hacer tu voluntad Dios mío me ha agradado y tu ley está en medio de mi corazón” (Salmo 40:8 RVR). 

Año de Vida Abundante 

En este ciclo que comienza tendrás oportunidad para prestar mayor atención a la vida del Espíritu. Dedica tiempo para cultivar una relación matrimonial y de familia, abundante, sana y fructífera. Realiza con mayor cuidado y empeño tus tareas en Dios. 

Tiempo de unidad, de conexiones y relaciones saludables. Dios te abrirá puertas para demostrar a Cristo con tus dones y medida de gracia. Tiempo de capacitación, de edificar, de plantar reino, de multiplicarte, de impactar tu entorno con palabra y testimonio. 

“Mi propósito es darles una vida plena y abundante. (Juan 10:10b, NTV). 

“Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa y él les dará todo lo que necesitan” (Mt. 6:33 NTV). 

2018: Portal de Revelación 

Es un año donde se agudiza tu visión y tu oído espiritual, la voluntad del Padre es revelarte Su corazón. Aprovecha el tiempo para buscar mayor revelación de las Escrituras, para oír la voz de Dios. Dios te lleva a un nuevo nivel de fe. La verdad presente será para ti estilo de vida. Recibirás nuevas ideas, estrategias y diseños del cielo para establecerlos en la tierra. Tiempo de usar tu don profético para evangelizar. 

“Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente ha imaginado qué es lo que Dios tiene preparado para los que lo aman.” (1 de Cor.2:9, NTV). 

Suscríbete a nuestro NewsLetter